Team Academy – Innovando en la formación emprendedora

Team Academy es una innovadora iniciativa nacida en Finlandia cuyo propósito es la formación emprendedora de los graduados. Aquí te contamos de qué se trata.

En Finlandia, en el seno de la Universidad de Jyväskylä, en el centro-sur del país, surgió hace más de veinte años Team Academy, una iniciativa que conecta el mundo del trabajo con la academia, innovando en la formación emprendedora para graduados en negocios .

Nuevas “metodologías ágiles” se han ido popularizando en los últimos años para dar respuesta a la demanda de mayor velocidad en la puesta en el mercado de nuevos productos. En la medida en que en muchos rubros las tecnologías se vuelven pronto accesibles a nuevos competidores, cobran importancia las habilidades blandas.

Como hemos comentado en otras oportunidades, la tendencia a la creciente automatización de empleos hace que aquellos con más chances de persistir sean los que impliquen habilidades esencialmente humanas.

No sólo contamos con nuevas metodologías en el mundo organizacional, sino que también se han multiplicado los enfoques sobre la capacitación, que buscan adaptarse al nuevo contexto. Aquí, la formación emprendedora o de emprendimiento (del inglés entrepreneurship) resulta clave.

La fórmula de Team Academy se focaliza en el trabajo real, en contacto con el estudio y el emprendedorismo, una propuesta para una perfil verdaderamente innovador y emprendedor. Su abordaje pedagógico promueve el aprendizaje por equipos (mediante el diálogo), el aprender-haciendo o learning by doing (mediante proyectos)y la formación teórica (mediante bibliografía). Ésta última se utiliza siempre de modo flexible, buscando su aplicación a casos reales.

Formación + Coaching: la formación emprendedora de Team Academy

Se busca formar equipos, antes que emprendedores individiales. Por eso, desde un comienzo las tradicionales aulas son reemplazadas por espacios de co-working, donde la interacción es imprescindible. El “ambiente escolar” da lugar a “oficinas abiertas” donde el docente es también un coach que orienta las actividades de los equipos durante todo el proceso.

Dado que el trayecto formativo tiene en los equipos una herramienta de aprendizaje, se ponen en juego diferentes liderazgos y niveles de evaluación: individual/por equipo/por organización.

En el aprendizaje. se orienta a los equipos a aprender por procesos (antes que por asignaturas individuales). Dentro de cada equipo (como sucedería en el mundo del trabajo) los estudiantes reciben soporte de sus pares.

Formación emprendedora: de la formación al emprendedorismo sin escalas

Como en una escuela de negocios, se redactan ensayos, pero también se generan compañías cooperativas, que incluyen de diez a veinte estudiantes. Team Academy les da el derecho de usar su marca y les brinda coaching, mientras las compañías se mantienen independientes.

Si bien los estudiantes en Finlandia reciben apoyo económico mientras estudian, deben abonar un bono mensual a Team Academy para alquilar su espacio de co-working, como harían en “la vida real”.

Los proyectos que se incluyen en cada compañía creada por los estudiantes-emprendedores son varios: pueden ir desde la investigación de mercado a la venta directa o la promoción de productos. Cada proyecto puede ir de dos a tres estudiantes a diez (la totalidad del equipo).

Los estudiantes-emprendedores son puestos en contacto con diferentes organizaciones que podrían demandar sus productos o servicios (¿Qué tanto se ocupan nuestras universidades de generar este tipo de vinculaciones?). Resulta interesante saber que existe una temprana interacción con el mercado durante el período de formación: Los estudiantes han estado detrás de proyectos de consultoría, de diseño de marca, de promoción, etc.

Team Academy hace aquello que toda escuela debe hacer: tejer lazos firmes con el medio productivo.

Compromiso personal

Todo programa de desarrollo personal comienza con una premisa que se repite una y otra vez y reza más o menos así: “Asuma el 100% de la responsabilidad de su vida” es el primero de Los Principios del Éxito de Jack Canfield.

Seth Godin, gurú del marketing, señala en ¡Hazlo! “(…) si el dinero, el acceso a la información y la fuerza organizativa no son los cimientos de la economía conectada, ¿cuál es el gran pilar? La iniciativa.”

Compromiso e iniciativa son aspectos que están presentes en esta metodología. Durante la formación, los estudiantes realizan un “contrato de aprendizaje”, que negocian con sus equipos. Se comprometen a alcanzar determinadas metas de aprendizaje y también brindan su visión sobre aquellos libros que leerán en áreas como Marketing, Desarrollo Personal, Liderazgo, Trabajo en Equipo, Management y Creatividad e Innovación.

Además de un diario de aprendizaje, donde lleven nota de su evolución, ideas y aspiraciones, los estudiantes también pueden registrar su evolución hacia las metas fijadas en su “contrato de aprendizaje”. También allí podrán indicar sus metas de corto plazo y las de largo plazo. Es algo simple pero fundamental a lo que no suelen acostumbrarnos en nuestras carreras “tradicionales”. Como no podría ser de otro modo, también se incluyen indicadores para medir los avances.

Registro de avances

Otro instrumento de aprendizaje es el portfolio: al igual que un artista o diseñador, se alienta a los estudiantes a contar con uno. Allí se cuentan (en un CD) los documentos producidos en el camino de aprendizaje, el diario de aprendizaje, CV, proyectos realizados, contrato de aprendizaje, las listas de lecturas, etc. Estos contnidos son compartidos con coaches y compañeros.

La teoría aplicada: Sesiones de diálogo y ensayos

Se calcula que se leen entre 60 a 80 libros elegidos por el estudiante. Por cada lectura, se realiza un ensayo en el cual se argumenta cómo la teoría podría aplicarse en la práctica. Se evalúa de este modo la perspectiva crítica de cada estudiante.

De igual modo, hay sesiones de diálogo donde cada coach promueve que el conocimiento individual se sociabilice. Desde una mirada constructivista, se ponen en valor todos los conocimientos que cada participante trae a la sesión. Asimismo, el coach puede despertar nuevas perspectivas desde la reflexión teórica en relación con los aportes de los diversos participantes.

“Fertilización cruzada”

A fin de evitar el problema de los compartimentos estancos en una organización, se alienta a los participantes y a sus organizaciones a interactuar con otras. Se busca que los estudiantes se nutran del conocimiento de otros ámbitos y a generar nuevas redes.

Vale recordar que se busca formar “emprendedores de equipo”. Las competencias no sólo incluyen en este enfoque el contar con ciertos conocimientos, sino también habilidades, experiencias y actitudes. Todo esto se aprehende y ejercita en el contacto con el otro.

En Team Academy se busca formar “emprendedores de equipo”.

Los aspectos arriba reseñados, sin agotar la metodología en cuestión, son los que me han resultado de mayor interés para adentrarnos en un enfoque innovador a la hora de formar profesionales emprendedores e innovadores. Muchos de los que nos hemos interesado por estos temas, nos hemos encontrado – irónicamente – encerrados en programas donde para aprender sobre “innovación” nos hemos topado con herramientas didácticas poco innovadoras.

Sin la necesidad de “copiar recetas”, Team Academy, que se ha difundido ya por todo el globo, resulta entonces una oportunidad para reflexionar sobre cómo podemos pensar la formación emprendedora de modo disruptivo, tomando en consideración la teoría, pero sin olvidarnos de las habilidades blandas.

Entrevista de Antonio Abbatemarco en Cuna de la Noticia (TV Regional – Rosario, Argentina – 16-11-19)- Team Academy: formación emprendedora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *