Esquivar la mediocridad, obra de Marcet

He terminado recientemente la lectura del libro Esquivar la mediocridad (2018) del autor español Xavier Marcet. Marcet es profesor de la Barcelona School of Management de la Universidad Pompeu Fabra. Es también presidente fundador de la Barcelona Peter Drucker Society

Allí surgen algunas reflexiones para compartir, a modo de resumen, del management que nos propone:

  1. «Importancia de pensar»: Cuidarse de poner el benchmarking automático por sobre el pensamiento.
  2. «Repeto a los que arriesgan en sus proyectos»: Se requiere un cambio cultural.
  3. «Abrir las organizaciones»: Favorecer el intraemprendedorismo y pensar en las organizaciones como «plataformas» para impulsar negocios de terceros.
  4. «Priorizar el talento»: Llevar la meritocracia a las organizaciones: a más talento, menos necesidad de planificación.
  5. «Respeto al esfuerzo con sentido»: Parece un lugar común, pero se aprecia el lugar infravalorado que ocupan a menudo el esfuerzo y la dedicación hoy, cuando se confunde voluntad con voluntarismo.
  6. «Desconfiar de los quejosos»: No parecen buenos compañeros de ruta para innovar.
  7. «Valorar la brevedad»: Menos es más. Durante el libro se vuelve reiteradamente a la necesidad de desarrollar las habilidades comunicacionales de los líderes para generar mensajes claros, sucintos y motivadores.
  8. «Respetar a las personas automotivadas»: Reclutar a estas personas y no ponerles obstáculos es más importante que motivar.
  9. «Quedarse sólo allí donde se pueda aprender»: No siempre es fácil, pero en el mediano plazo puede ser la mejor inversión.
  10. «Liderar es servir»: A tono con las habilidades sociales con las que debe contar un manager, el líder debe ser empático y auténtico.

Marcet sostiene que a menudo la «planificación» se come a la «estrategia» en la planificación estratégica. Por eso, él sugiere pensar en un triángulo con tres vértices: Visión, Innovación y Planificación. Planificación e Innovación juntas son las que permiten acercarse a la Visión.

«Las reuniones son buenas si se ha pensado antes, no son un lugar eficiente para pensar, lo son para contrastar pero no para pensar».

Para lograr la innovación, se propone fomentar la desintermediación. Una vía es reduciendo el número y duración de las reuniones. Otra vía mencionada podría ser generando células QRM (Quick Response Manufacturing): equipos autogestionados que pueden añadir un paso en un proceso sólo si eliminan dos o tres antes.

«Innovar es insistir».

Se sugiere, además, que los líderes retengan la responsabilidad por los riesgos, allanando el camino a aquellos que deseen innovar. Seguramente Marcet, titular de la Barcelona Drucker Society, recuerda como Drucker que el emprendedorismo es antes que una ciencia o un arte, una práctica. Por ello, se necesita de una cultura organizacional que no penalice el error y permita tomar riesgos: «La ejecución de la estrategia es cada vez más learning by doing«.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *